trucos para hacer fotos espectaculares viajando

trucos para hacer fotos espectaculares viajando

A todos nos ha pasado alguna vez, y mas de alguna, que cuando vuelves de un viaje o una escapada, descargas las fotos al ordenador y cuando las ves en tu mente sena un waaaaaac, que indica que no están a la altura, por no decir una palabra soez.

Pero esto puede evitarse, yo recuerdo haber ido a algunos photowalk y después de disparar 50 veces llegar a casa y decir «joder, solo me valen dos o tres…»

Por eso quiero contaros, siempre desde mi punto de vista de aficionado, unos trucos para hacer fotos espectaculares viajando.

Conoce tu cámara

Esto parece una tontería pero no lo es. La cámara es una herramienta y como tal debemos de usarla y conocerla, de nada nos sirve tener una reflex de mil euros si disparamos en automático.

Leete el manual (yo hasta hice apuntes en un cuaderno), busca vídeos de youtube donde te expliquen como funciona y juega con ella, hay muchos juegos para aprender ha hacer fotografía, yo por ejemplo uso gurushot y aprendo mucho de composición y obtengo muchas ideas.

Piensa que tanto las cámaras como los móviles tienen muchas opciones de disparo, y hay apps para los móviles que hacen que los smartphones puedan sacarnos las castañas del fuego bastante bien si no queremos usar una cámara de más envergadura, pero siempre hay que saber como usarla.


Haz listas de los lugares que quieres fotografiar

Siempre es bueno investigar algo sobre el sitio al que viajas, saber que puedes visitar, hacer una lista por preferencias de lo que quieres ver, distancias… en estos planes de viaje puedes incluir también algunas de las fotos que quieres hacer. De esa forma te obligarás a ir a esos sitios y te esforzaras por ir allí.

Encuentra nuevos puntos de vista

Lo mas sencillo es llegar a algún sitio, sacar la cámara y ponerse a disparar como un grupo de japoneses.

Pero lo interesante es preguntarse:

«¿Desde donde quiero que el espectador vea la escena?»

Esta pregunta te hará que busques un punto de vista distinto, que llame la atención y te hará esforzarte en no hacer la típica foto.

Esto puede hacerte que tengas que hacer algo de lo que se denomina el yoga del fotógrafo, como agacharte, sentarte o incluso tumbarte en el suelo. Algo que puede ser bastante vergonzoso pero que cuando te acostumbras a hacerlo te da mas bien igual… ¡tu sabes lo que estás consiguiendo con esa foto!

Administra tus energías (y las de tus acompañantes)

Ir haciendo fotos a todo es bastante estresante y agotador, ir haciendo una y otra y otra foto, detiene la marcha natural de las acciones del viaje, esto pasará factura en la calidad de las fotos, que a pesar de ser muchas no valdrán demasiado.

Por eso es interesante usar el tiempo del viaje en eso mismo, viajar, conocer gente, culturas nuevas… de ese modo cuando dispares con la cámara serán fotos mucho mejores.

Algunos viajeros dicen que es interesante disparar medio día con la cámara y otro medio con el móvil, yo no comparto esto, pero si se que hay fotos que no requieren tanto esfuerzo y las hago con el teléfono y otras que si merecen la pena el tiempo que requieren y es cuando cojo la cámara.



Las fotos deben de contar una historia

Esto puede ser complicado de entender, pero las fotos tienen que tener algún sentido, sea el que sea, deben de decir algo, deben de tener una historia detrás, ya sea de una persona, un lugar, un evento, o una acción.

Aquí podemos introducir elementos de todo tipo, desde comida, lugares, las personas que viven en una comunidad, detalles geográficos o arquitectónicos… combinados para que creen un todo y el espectador se haga una idea de lo que la instantánea quiere mostrar.

Con esto te sorprenderás de los resultados y cuando vuelvas a ver la foto te acordaras de la historia que la rodea y todos esos recuerdos volverán a tu mente, por que cuando tu veas la foto te acordarás de lo que sucedió para hacerla, la gente que había a tu lado del objetivo, el olor, la temperatura y todo aquello que hace de verdad que un viaje sea algo especial.

Haz que la foto tenga algún interés

Cuando vayas a hacer una foto, piensa «¿Es verdaderamente interesante?» ya sea a nivel, técnico, artístico, personal…

El objetivo es construir una foto interesante y para ello debe de de haber alguna razón para hacerla, un tema, una composición que llame la atención, que el enfoque sea el que deseamos, y que la luz sea la correcta.

Si algo del párrafo anterior te falta  puede ser que tengas que recomponer los elementos, cambiar la dirección o moverte del punto en el que te encuentras. Todo con el fin de que la foto sea memorable, y no de esas que borrarías al llegar a casa.

Explora y déjate llevar

Como ya he dicho lo interesante es hacer un pequeño trabajo de documentación sobre el sitio al que vas, para saber cuales son los lugares para visitar y aquello que no debes de dejar de ver.

No obstante no tengas miedo a perderte, el moverte por las calles de una ciudad que no conoces sin un rumbo concreto suele dar bastantes buenos resultados a la hora de conocer como vive la gente de verdad, encontrar lugares escondidos y para incluso conocer gente.

En cierta ocasión leí que un viajero en Berlín decidió hacer un juego con su cámara. Este consistía en seguir la dirección de alguien que viera con una bici, y cambiar de rumbo cada vez que se cruzaba con otro ciclista. Así conoció muchos sitios de la ciudad de una forma divertida.

Yo soy un poco más prosaico. De muy pequeño empecé a jugar al rol y desde entonces a toda ciudad a la que voy busco una tienda donde vendan dados y compro al menos uno. Estas tiendas no suelen estar en el centro lo cual me hace salir de la zona turistica y visitar otros lugares de la ciudad más «reales». Y tengo dados de: Córdoba, Sevilla, Madrid, Valencia, Granada, Londres, Oxford, Lincoln, Berlín, Cracovia, Wroclaw, Poznan…. son como un pequeño souvenir de una aventura.



Habla con los «nativos»

Hablar con los nativos, los camareros… te puede ir dando ideas sobre donde ir y que direcciones tomar.

También puedes intercambiar impresiones con las gentes del lugar y pedirles una foto. Tras un par de frases podrás saber si es alguien receptivo o no, y no te llevarás sorpresas desagradables. De hecho puedes pedirle un teléfono o un correo electrónico para enviársela más tarde, y puede que incluso surja una pequeña amistad.

Además estas pequeñas conversaciones, que admito que cuesta comenzar, harán que esa persona te de su mejor cara y la foto tenga algo especial.

Esto me pasó a mi en el camino de Santiago, yendo solo se me unieron dos chicas en un tramo del camino, una de ellas era de Córdoba y la otra de Barcelona, fuimos hablando un rato y cuando decidí que me iba a quedar en un pueblo diferente a ellas, les pedí una foto y para mi es de las más emotivas de todo el camino.

Lo ideal es comunicarte con la gente en su propio idioma, aunque el inglés es un comodín que a veces puede fallar, siempre está ahí. Pero lo mejor es establecer contacto visual con la persona, ser simpático, sonreír mucho y que te vean emocionado. ¡¡¡Aunque a veces ocurre que te llevas una sorpresa y te contestan en español!!!

¿Quien iba a pensar que aquel hombre en un pueblo perdido de Polonia hablara español?¿O que aquel dependiente de una licorería de Berlín fuera filipino y nos contestase con un perfecto castellano? entre otros muchos…

Aprovecha las horas mágicas del día (las azules y doradas)

Estas se dan al amanecer y al atardecer, no seas vago y levántate pronto para hacer fotos al amanecer, es posiblemente la mejor luz del día y como secreto te contaré que muchas de las fotos de los grandes de National Geographic están hechas a esa hora.

La luz del amanecer destaca los colores, es una luz suave y crea una atmósfera que no hay al medio día.

Y si no puedes aprovechar esa hora, al atardecer tendrás de nuevo otra oportunidad perfecta para aprovechar.

Suprime las distracciones

Cuando hablamos de distracciones, nos referimos a las distracciones en la foto. Centra la atención de la foto en lo que quieres resaltar, en lo importante.

Usa las reglas de los tres tercios, el desenfoque como si fuera un retrato, líneas que dirijan al punto que quieres mostrar… pero haz que el detalle que quieres que se vea sea el protagonista de la fotografía.

Practica, practica, practica

Eso es lo más importante de todo, el no desfallecer, el no rendirse. Es algo que aprendí con el kung fu. Cuando empecé era como un robot, pero diecisiete años después ya llevaba dos años encargado de una escuela con alumnos que me llamaban maestro.

Con la fotografía es igual, todos empezamos sin saber. Yo hice un viaje entero por la campiña inglesa disparando en automático con la reflex que acababan de regalarme. Perdí todas las fotos de la catedral de Cambridge por que no puse flash de relleno y aun hay veces que al volver de alguna salida fotográfica me quedo diciendo bufff.

Por esa razón salgo a dar paseos con la cámara, para ir mejorando y entrenando para cunado llegan los viajes.

En cada photowalk al que voy llevo una técnica nueva que he aprendido y hago experimentos para lograr dominar esa técnica.

Lo mejor de la era en la que estamos es que hacer fotos es muy barato, no hay que revelarlas y podemos experimentar con las tomas, y si una foto no nos gusta, la siguiente saldrá mejor y así siempre estaremos listos en nuestros viajes.

Aunque no se debe de olvidar que en el viaje lo importante es disfrutar y vivir experiencias y no mirar todo a través de un objetivo o de la pantalla de un teléfono, pues nos podemos perder muchísimo.

Espero que estos trucos para hacer fotos espectaculares viajando os sirvan de ayuda y podáis hacer esas instantáneas que os hagan revivir el momento en la hicisteis y llevar hasta él a quienes se la enseñéis.

Como hacerte fotos viajando solo

Como hacerte fotos viajando solo

No voy a engañaros, una de mis mayores pesadillas cuando decidí empezar a viajar solo, no fue ninguno de los miedos típicos:

  • la seguridad: en realidad con un poco de investigación sobre el sitio al que vas tranquiliza mucho, y los lugares no son mucho más peligrosos que nuestras propias ciudades
  • el idioma: con el español, defenderte medianamente en inglés y algunas aplicaciones te haces entender, además le da un toque de aventura al viaje
  • el transporte: sobre todo entre ciudades o a y desde los aeropuertos

El mayor miedo que tuve fue el como hacerme fotos. Sí, lo se, parece una tontería, pero no lo es si quieres ir un poco más allá del típico selfie, el cual dicho sea de paso, deja poca creatividad a la fotografía. No por viajar solos tenemos que tener peores recuerdos de nuestros destinos y aventuras.

Está claro que con tu cámara puedes ir haciendo fotos a muchos elementos y crear las composiciones que desees, pero a mi me pasaba que siempre faltaba un elemento, yo. Y no es que me guste precisamente salir en fotos pero cuando ves esos sitios tan espectaculares con fotos que se hace la gente piensas…

A mi me gustaría ser el protagonista de algunas de mi fotos…

De esta forma vamos a ver trucos y formas para hacer esas fotos fantásticas en nuestros viajes cuando estamos solos…

Trípode más…

El trípode es un elemento que cualquier persona que quiera hacer fotografía de sus viajes debería de llevar, ya que no siempre encontrarás donde colocar tu cámara. Los hay de todos los tamaños, por lo que podemos escoger un modelo pequeño y ligero para nuestros viajes…

Aunque tenemos que tener cuidado con donde lo usamos, ya que nos puede ocurrir que si dejamos nuestro equipo alejado de nosotros mientras nos hacemos la foto, algún amigo de lo ajeno lo coja y se aleje corriendo con él.

… disparador automático

Con seguridad la forma más fácil de hacerte una foto cuando viajas solo.

Tan solo hace falta poner nuestro equipo, encuadrar la toma ponerte en el cuadro y esperar que la cámara o teléfono haga su trabajo.

Lo ideal es seleccionar el modo de 10 segundos de tiempo antes de disparar, de ea forma podremos colocarnos como queremos en nuestra instantánea.

… disparador remoto

Para mi es una de las mejores opciones, ya que nos permite tomarnos el tiempo que queramos para hacer la foto y disparar una vez estemos listos.

De hecho muchos de ellos son realmente baratos, y tienen la opción de disparar con dos segundos de retraso para que se ajuste el enfoque de la cámara y hacer mejores fotos.

 

Palos selfie

Este elemento se ha hecho muy famoso en nuestra sociedad actual y nos permite hacernos fotos de forma sencilla a nosotros mismos, grupos de amigos… aunque no es que sea precisamente mi opción favorita, entiendo que muchas personas opten por ella, por eso aquí te cuento algunos secretos para hacer buenos selfies en tus viajes. Y sobre todo ten cuidado, a veces se busca el mejor encuadre y eso nos lleva a correr riesgos innecesarios. Recuerda que hay alrededor de 50 personas que mueren al año realizando estas fotos.

Pero ya que hablamos de palos selfie, no uses solo los del móvil, hoy en día no es caro tener un pequeño equipo fotográfico deportivo con cámaras tipo Gopro que tienen sus propios palos selfie, que ademas tienen una lente más angular que un móvil y dan mayor amplitud del entorno. Ademas que por muy poco dinero te haces con todo un equipo para tus aventuras incluso debajo de agua

Pide a un desconocido que te haga una foto

En ocasiones hay que arriesgarse y entregar tu equipo a un desconocido, de hecho puede ser la única opción llegado el caso.

Pero considera esto como una forma de poder conocer a alguien más, puede que solo te haga la foto, pero si va en tu mismo grupo de un tour, ya puede ser un inicio de conversación.

Para hacer esto, haz que tu cámara ya esté configurada, dibuja en tu rostro la mejor de las sonrisas y acércate a alguien que no parezca salido de los bajos fondos. Esto al menos reducirá el riesgo de que te roben.

Pregúntale si puede hacerte una foto, explícale como la quieres y como disparar con tu cámara. Y si no te gusta la primera foto que te haga pídele que la repita, la gente es mas amable de lo que puedes creer y no les va a importar hacerte otra foto. De hecho con los dispositivos actuales es posible que ellos mismos hagan varias para que luego escojas la que más te guste.

Haz amigos

Muy relacionado con la idea anterior, puede ser interesante viajar e ir haciendo amigos allí donde vayas.

Puedes ofrecerte a hacerles tu las fotos, y ellos te devolverán el favor. Y siempre es muy divertido el conocer gente en los viajes, hay mucha gente que viaja sola y se pueden hacer grandes amistades.

Coloca diferentes partes de tu cuerpo en el plano

Yo soy muy de hacer fotos de mis piernas cuando voy de viajes, mis botas y mis pies son los que me llevan allí donde voy y les doy mucho valor en mis tomas, y salen fotos muy chulas. Y lo mismo que las piernas puede ser una mano, un brazo…

Utiliza superficies reflectantes para hacer la foto

Usar espejos, otras cámaras, cucharas, incluso el agua puede ser una forma muy atractiva de hacerse fotografías que pueden quedar muy bien.

Con estos tips, seguro que ya se te ocurren muchísimas formas de cómo hacerte fotos viajando solo, y estoy seguro que incluso ya tienes el gusanillo de volver a ponerte en marcha…

Como comenzar a usar una reflex

Como comenzar a usar una reflex

Hace ya un tiempo conseguí mi primera reflex, recuerdo que no sabía usarla, y me pasé todas mis vacaciones en Inglaterra disparando en automático haciendo fotos que no eran mejores que las que puedes hacer con un móvil y de hecho perdí todas las fotos que hice en la catedral de Cambridge…

El Señor de Stonehenge

El Señor de Stonehenge

Pero poco despues, al regresar a España, entré a formar parte de un grupo de photowalk en Sevilla, donde tras la primera salida, en la cual seguía disparando en automático,  comenzaron a ayudarme y a explicarme como funcionaban los tres parámetros más importantes de la cámara para disparar en manual.

Básicamente tienes 4 parámetros a utilizar que tal vez vaya explicando más en profundidad, ya que no quiero convertir esta web en una web de fotografía aunque vaya dando ideas y consejos…

  • ISO: que controla la sensibilidad de la cámara a la luz
  • Abertura: Controla la luz que entra en la cámara
  • Velocidad de Obturación: Controla el tiempo en el cual entra luz en la cámara
  • Compensación de la exposición: Hace que a imagen salga más oscura o más clara.

Bien ahora veamos cada uno de ellos para saber como controlarlos.

ISO

La ISO o sensibilidad a la luz depende la cámara que tengamos pero siempre funciona igual; cuanto más luz tengamos menor ISO podemos utilizar y de ese modo evitaremos que aparezca ruido que son esos granitos que pueden fastidiar una foto maravillosa.

Abertura del objetivo

La abertura del objetivo afecta al enfoque de la fotografía, de este modo cuando mas pequeña es el abertura el número f es mayor y mayor es la profundidad enfocada.

De este modo a forma de consejo, las fotografías a personas suelen tener una apertura muy grande con un f pequeño, de este modo el sujeto principal de la toma queda enfocado y el fondo no, llamando mucho más la atención. En el otro lado del espectro tenemos el ejemplo de una fotografía a un paisaje, que tiene una abertura mas pequeña con un gran f, para que todo quede enfocado.

abertura

Este concepto al principio es desconcertante, pero pronto empiezas a jugar con ello y con los puntos de enfoque de la cámara y lograr resultados impresionantes.

flor

Fotografía tomada en las calles de Sevilla en 2018

Velocidad de obturación

Este es el tiempo que tarda la cámara en hacer la foto, dicho de groso modo, de modo que según lo que pretendamos necesitaremos una velocidad de obturación muy rápida para congelar movimientos o una lenta si queremos tener efectos difuminados.

Yo he de reconocer que soy pésimo para hacer fotos desdibujadas, creo que aun no me ha salido ninguna que merezca le pena de verdad, pero sigo intentándolo.

Lo que si recomiendo es que cuando el tiempo es mayor que 1/50 ya se utilice un tripode o la foto puede salir trepidada (móvida).

Ola

Ola rompiendo en Los Caños de Meca, Cádiz

 

Uniendo las piezas; Compensación de la exposición

Hasta aquí todo es muy fácil, pero ahora viene lo chungo…

Hay que jugar con los tres parámetros anteriores para que la compensación esté en su punto justo, que generalmente es el 0 aunque puede que haya ocasiones que queramos más luz u oscuridad en nuestra instantánea.

compensación a la exposición

A mi me sucedió que perdí todas las fotografías que hice en la Catedral de Cambridge por culpa de este elemento que no podemos modificar independientemente y que consiste en el resultado de los tres anteriores.

Si aprenderemos a utilizar estos parámetros comenzaremos a jugar con nuestra cámara, sabremos como comenzar a usar una reflex, y los resultados de los recuerdos de nuestros viajes serán muchos mejores. Dejaremos de llevar una cámara que nos sirve igual o peor que la del móvil y podremos empezar a tener resultados maravillosos.

Nota: Los diagramas de esta entrada pertenecen al libro «Lea este libro si desea tomar buenas fotográfias» de la editorial Blume y autor Henry Carroll