La historia del «Cazador de Monos»

Sin duda, si me seguís en instagram, habréis visto que en algunas publicaciones pongo el Hastag #cazadordemonos y quiero contaros la historia de donde viene.

Hace un tiempo estuve viviendo en Polonia, en un pequeño pueblo de la Baja Silesia, más cerca de cualquier sitio de la República Checa que de algún sitio importante de Polonia… perdido entre bosques y montañas, donde dicen que los Nazis escondieron en el inmenso laberinto de túneles que perforan esta provincia el tren perdido del oro.

La cuestión es que para ir a trabajar debíamos de levantarnos, subir una cuesta enorme andando y esperar a que una furgoneta autobús, en las cuales nos pasó de todo (de hecho tal vez algún día os cuente algunas de esas historias), nos recogiese y nos llevase a trabajar, y para volver era el camino contrario.

Un día llenos de frustración por la situación que vivíamos se nos ocurrió gritar, y a mi me salio un grito digno de aparecer en una película de Tarzán. De hecho que por eso es lo de los monos.

La cuestión es que la voz resonó por todo el valle y nosotros en nuestra broma nos imaginamos a un padre y a un hijo en una de aquellas casas justo antes de comer de la siguiente guisa:

Hijo asustado: Padre ¿Que ha sido eso?

Padre preocupado: Es el Cazador de Monos hijo, témelo y respétalo.

Hijo: Pero si aquí no hay monos, padre.

Padre: Claro que no, él hace muy bien su trabajo…

Aquella tontería empezamos a repetirla todos los días y con la broma siempre que subo una montaña suelo etiquetar las fotos con el hastag #cazadordemonos en memoria a aquellos tiempos en los que vivía en mitad de un bosque rodeado de la nada y donde no había monos…

Leave a Reply

Responsable » Miguel Ángel López Torralba
Finalidad » Contactar conmigo y enviarte mi contenido.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatario » MailChimp, mi proveedor de email marketing, que está acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy.
Derechos » Acceder, rectificar, limitar o suprimir tus datos cuando quieras.