El camino desde Hornachuelos al Monasterio de los Ángeles es un clásico entre las rutas de senderísmo en Córdoba y más aun en la población de Hornachuelos.

Es un sendero muy sencillo utilizado para comenzar en el mundo de la montaña, pero no por eso se le resta belleza.

La ruta tiene lugar en un 80 ó 90% por la orilla oeste del pantano del Bembazar, mientras por encima de las cabezas se deslizan personas en tirolina que luego dejan paso a unas buitreras impresionantes en la otra vertiente del pantano.

Según nos dijo una lugareña que por allí rondaba, hay otra ruta que pasa por allí por las buitreras y que los animales, acostumbrados a los humanos, pues no hay que olvidar la conexión del pueblo con su parque natural y la naturaleza, se te pueden llegar a posar al lado como posando para hacerles fotos.

Naturalmente al escuchar esto decidimos volver en otra ocasión para ver a estos majestuosos animales.

Mientras se recorre la senda, en ocasiones te cruzas con regatistas que en kajak recorren las tranquilas aguas del pantano y al final del mismo como un centinela se encuentra el monasterio.

Son muchas las historias sobre este monasterio y estas van surgiendo conforme te acercas, historias sobre el uso como manicomio del lugar, historias de fantasmas…

Pero para llegar a él hay que subir por una cuesta corta pero intensa, en la cual, si vas cargando con el equipo como hago yo, te puede costar un poco.

A unos cien metros del edificio se encuentra una cruz que permite ver todo el valle y disfrutar del pantano como si fueras un pájaro. Pero el final de la ruta, sin contar la vuelta, esta cerca y eso hace que se siga con ganas.

Cuando llegamos al monasterio, este se encontraba cerrado, pero no tenía el estado de abandono que según dicen algunas personas tiene, de hecho estaba bastante bien conservado y dentro había un par de coches.

Es casi necesario como buen senderísta, descansar allí y tomar un tentenpie antes de volver por el mismo camino que se ha hecho.

Al final de la ruta, o al principio, según se mire, hay una fuente de agua maravillosa donde poder refrescarse.