En el siguiente vídeo os relato aquella ocasión en la que estando en Polonia sufrí un apretón y tuve que entrar a un baño público con unas consecuencias inimaginables…

No os voy a hacer spoiler, de modo que podéis ver la narración de esta desventura en el siguiente vídeo… pero os aviso, que no es apto para personas sensibles…