Bosque de Fangorn, Bejarano, Baños de Popea y Fuente del Elefante

By 21 febrero, 2021Senderismo y +

Antes de nada decirte que sí, que has leido bien, Bosque de Fangorn, como en el Señor de los Anillos, y es que en la Sierra de Córdoba hay todo un mundo por descubrir debido a su microclima que te hace sentir que estas en tierras mucho más al norte…

Esta ruta en cuestión de unos 17-18 km comienza en el famoso cruce de Trassierra a unos 6km de la ciudad, junto a la gasolinera conocida como «el ovni», os invito a verla de noche y sabréis por que tiene ese nombre.

Es un sitio que según a la hora a la que llegues puedes tener problemas para aparcar ya que hay un restaurante muy famoso allí y el espacio es limitado.

Justo entre el restaurante y la gasolinera hay un sendero al que las gentes de Córdoba llaman el Bosque de Fangorn debido a que es bastante denso, con caminos sinuosos que ascienden hasta lo mas alto de la primera cara de la sierra para dejar ver un mar verde de dehesas, bosques, cerros, valles… hasta donde alcanza la vista.

Tras esto comienza un descenso que en algunos tramos, sobre todo si ha llovido y la arcilla del suelo esta mojada, se puede volver escurridizo e inestable, y por que los puentes de madera están en pésimas condiciones y hay que rodearlos cruzando por marañas de zarzas que te agarran como si no quisieran dejarte marchar.

Una vez que se sale del bosque se entra en un sendero que va junto a la carretera y que desemboca el una vía verde muy conocida por todos los habitantes de la ciudad, ya que es el camino para llegar al Arroyo del Bejarano, La Fuente del Elefante o la Fábrica de Paños. Y justo en frente queda el Sendero de los Duendes que llega hasta Santa María de Trassierra, una barriada que fue una aldea donde muchas personas tienen su residencia de verano y donde se puede degustar carne de monte por un buen precio.

Nosotros tomamos el camino hacia la fábrica de paños para llegar al Bejarano, nombre curioso de nuevo en la sierra, ya que hace referencia a Bejar un pueblo que esta en Salamanca.

Según se dice, en algún momento, alguien de aquella localidad migraría hasta aquí y por fama o por algo similar le pusieron su nombre al arroyo que es un afluente del Guadiato.

Aunque llevabamos track yo quise cambiar un poco la ruta, evitando a la feria de personas que había por la zona, tomando una un poco más abrupta y aunque evite a los senderistas de zapatillas nike, nos cruzamos con bastantes ciclistas.

Llegamos de este modo al nacimiento del Bejarano, para lo que hay que abrir una cancela de acceso publico, de hecho todas las cancelas que encuentres en este camino son para evitar que el ganado (vacas) se escapen.

A unos 100metros de la cancela se encuentra la poza donde con una cascada nace el arroyo, siendo todo un espectáculo.

Desde ahí volvimos sobre nuestros pasos hasta la puerta y entramos por la que esta justo en frente donde un cortijo abandonado domina una colina, y las vacas pacen a su alrededor. Hay que tener cuidado ya que muchas veces pasas entre ellas y aunque son muy mansas, lo mejor es dejarlas en paz y sobre todo dar un rodeo si ves que hay alguna ternera o ternero con ellas.

Recuerdo que cuando era niño, esta zona estaba sin vallas e incluso acampé alguna vez en la zona, ahora esta todo lleno de alambres y gentes que gritan, aunque no restan belleza al lugar.

Seguimos por la senda del arroyo, que no deja de cantar y se desciende pasando por lugares icónicos como:

  • El Rincon de Duende: donde la exuberante vegetación hace un túnel sobre el curso del agua y hay pequeños saltos que ponen música constante al lugar.
  • Las minas Romanas de calcopirita: antaño llenas de basura, ahora relativamente limpias, están abiertas al publico, pero son bastantes peligrosas si te internas en ellas cosa que no es muy recomendable, sobre todo si abren la presa pues pueden llenarse de agua. (o eso nos decían de pequeños)

En este tramo del camino hay zonas donde hay que tener cuidado nuevamente al pasar si el suelo esta mojado por que la caida puede estar asegurada.

Se llega de este modo al Guadiato, el río que tantas veces habrás visto si me sigues en redes sociales pues muchos días que solo quiero dar un paseo me vengo por esta zona.

Aquí buscamos un sitio para comer, ya que con la cantidad de gente parecía un festival de música más que una ruta senderísta, sobre todo por que esta zona es de acceso relativamente fácil para familias con niños.

Por fortuna conozco bien la zona y se donde hay riconcitos que la gente ignora, y nos paramos a comer con los pies metidos en el río.

Tras comer algo comenzamos nuestro camino de vuelta, pasando por el Molino abandonado de la época árabe y sus represas en la zona de los Baños de Popea (en cierta ocasión un portugués me dijo que esto era la Sintra de Córdoba, siempre salvando las enormes distancias claro), y seguimos adelante pero en lugar de dirigirnos al pueblo giramos a la izquierda por la pista y antes de terminar la subida que había frente a nosotros, tomamos la vía verde que nos dirigía hasta la Fuente del Elefante, otro lugar icónico de la sierra cordobesa.

Dicen que la fuente y el pequeño acueducto que sale de ella es lo último que queda de un palacio califal de verano.

Curiosidad: La fuente que hay en el lugar no es la autentica, es una copia, así como la que hay en la plaza del pueblo. Son copias de la original que oficialmente se encuentra en el obispado de la ciudad, pero… y voy a hablar bajito… las malas lenguas del lugar dicen que esa tampoco es la autentica, que la autentica se perdió hace años y que estará en la parcela de alguien sin escrúpulos, pero eso son solo rumores.

Después de abandonar la Fuente cruzamos un soleado prado donde muchas familias estaban de picnic y volvimos por el camino que lleva hasta el sendero de los duendes, pero esta vez en lugar de volver por el Bosque de Fangorn, decidí que era mejor dar un pequeño rodeo por la pista de una parcelación haciendo una especie de 8 en la ruta, además así evitábamos encontrarnos con más gente.

Cuando nos montamos en el coche y veníamos para Córdoba aun era temprano y decidimos darnos una escapada vespertina al Lago Azul, pero eso es otra historia…

Aunque la zona estaba bastante concurrida, no siempre es así, cuando la hicimos grabando el vídeo… era un día soleado, después de un mes de lluvias y con confinamiento perimetral por COVID por los que había muchas personas de más, pero encontramos gente perdida por los senderos que no sabía donde ir hasta en 5 ocasiones, grupos de personas mayores, de jóvenes de alrededor de los 25 años y familias que vagaban sin saber hacia donde tenían que ir, y con zapatillas de deporte lisas por terreno arcilloso… (Se mascaba la tragedia).

No hagas el idiota, si vas al campo…

Es por esto que siempre digo que la montaña por cercana que sea o por no tener demasiada altura no debe de menospreciarse.

En la baja montaña puede haber peligros como un mayor número de animales, hipotermias si te pierdes y cae la noche, caídas, torceduras de tobillos… ¡igual que en la media y alta!

Aprende a manejar un mapa aunque sea en el smartphone, estudia la zona un poco antes en el mismo, intenta ir si es posible con alguien que conozca la zona o que tenga experiencia y sobre todo por favor, lleva ropa adecuada, que no es tan cara…

Leave a Reply

Responsable » Miguel Ángel López Torralba
Finalidad » Contactar conmigo y enviarte mi contenido.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatario » MailChimp, mi proveedor de email marketing, que está acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy.
Derechos » Acceder, rectificar, limitar o suprimir tus datos cuando quieras.