Mi última foto del reto 365

By 12 marzo, 2019Fotografía

Hoy es la última de las fotos del #reto365, que por condiciones personales me ha durado algo más de un año, pero a través del cual he recorrido un largo camino, donde todo empezó con gente que me animó, y gente que pensaba que no lo lograría. En un momento de crecimiento y superación en mi vida.

A lo largo de 365 fotos hemos visto y hecho muchas cosas, os he presentado mi día a día, hemos ido juntos a conciertos de Gospell, de rock, de música disco, de Queen y hasta hemos visto payasos macabros montados en moto…

Hemos recorrido, de noche y de día, ciudades como Córdoba, Berlín, Londres o Sevilla, y hemos explorado senderos misteriosos donde he conocido a muchas personas maravillosas y que me llevaron hasta la misma catedral de Santiago de Compostela (lugar donde pronto volveré).

Os he presentado a mi incansable compañero de viaje Obelix, el cual casi pierdo en las calles de Berlín.

Hemos tomado tés, chocolates, cervezas, copas y hasta fumado en cachimba todos juntos

He aprendido a bailar y nunca olvidé mi deporte.

Casi tuve que vender un riñón para pagar a un cerrajero un día que necesitaba descansar.

He leído y he escrito mucho para vosotros, he recordado momentos de épocas pasadas en lugares distantes donde no se hablan lenguas romances.

Os he enseñado un eclipse de Luna y hasta fuimos a Marte.

Engordé, adelgacé, volví a engordar y ahora vuelvo a perder kilos, mientras os he enseñado muchas veces de que cosas me alimentaba allí por donde andaba.

Vimos juntos salvarse al Córdoba CF, in extremis, de bajar a segunda B y días después cruce un pantano a nado.

Os enseñé las playas donde ocurrió la batalla de Trafalgar en los Caños de Meca.

Hemos conquistado castillos, incluso uno con la bandera de mi familia, mientras recorríamos escenarios de Juego de Tronos, del Reino de los Cielos y de Star Wars (Alto Jardín, Dorne, el Kerak o Naboo son solo algunos de ellos).

Nos hemos fijado en el detalle de las cosas, y hemos visto con los ojos de las águilas para observar pueblos lejanos en la distancia y paisajes de ensueño.

Sufrí el mayor de los miedos cuando casi pierdo a mi madre y estando enferma tenía que irme a seguir trabajando a otra ciudad, pero os enseñé como es la sangre de los auténticos Heroes que la salvaron y gracias a los cuales aún puedo disfrutar de su compañía.

Os he llevado a las entrañas de la tierra, a profundos bosques y a ríos que alegran las sierras.

Me he despedido de compañeros y amigos y he conocido a otros tantos.

Hemos hecho un viaje de un año entero, donde todo ha sido posible y donde es solo el principio de nuevas aventuras, en definitiva hemos visto la vida juntos.

Por todo ello os quiero a dar las gracias a todos; por seguirme, por leerme, por dar me gusta a las fotos y por animarme a seguir. Esta última va por vosotros, y recordad…

“Siempre hay un horizonte al que llegar para ver qué hay detrás”

Leave a Reply

Responsable » Miguel Ángel López Torralba
Finalidad » Contactar conmigo y enviarte mi contenido.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatario » MailChimp, mi proveedor de email marketing, que está acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy.
Derechos » Acceder, rectificar, limitar o suprimir tus datos cuando quieras.