Desde que viene el buen tiempo hasta llegado el otoño y en algunas zonas bien entrada esta estación, en nuestro país hay un peligro oculto en nuestras montañas, bosques, dehesas e incluso jardines. Nos creemos que en España no hay animales peligrosos pero estamos muy equivocados ya que hay serpientes venenosas, arañas, algunos insectos e incluso algunos mamíferos.

Pero hay un animal que puede ser muy peligroso. Este animal es la garrapata de la cual hay varias especies en nuestra geografía.

La herida que causa uno de estos animales no es para nada dolorosa, de hecho anestesian la zona donde van a provocar la misma, aunque al poco tiempo puede generar enrojecimiento y picores. El peligro de estos animales se encuentra en que son vectores de una serie de enfermedades que pueden ser muy peligrosas, provocadas por virus, protozoos o bacterias que tienen en su interior.

En nuestro país, las infecciones suelen ser de origen bacteriano como la enfermedad de Lyme, la fiebre botonosa, la anaplasmosis, tularemia y la babesiosis.

Tambien puede haber enfermedades viricas, como la fiebre hemorragica de Crimea-Congo, entre otras.

No solo pueden introducir enfermedades infecciosas si no también otras como parálisis neurotóxica.

Pero no os asustéis, ya que la probabilidad de ser contagiados por una de estas enfermedades es muy baja, pero hay que tomar precauciones. De hecho hay que tener en cuenta que desde 2013 solo nueve personas han sido contangiaas con la fiebre de Crimea, el problema es que la tasa de mortalidad ronda el 30% por esta enfermedad.

En más de treinta años saltando por los bosques y montañas, he sido testigo de varias picaduras de estos animales, una de ellas muy pequeña a mi hermana que se la quito mi padre con aceite. Otra que se introdujo debajo de la piel de la espalda de mi prima y le causo bastantes fiebres a mi prima y otra que se me enganchó a mi durmiendo en una tienda de campaña y que me retiraron en urgencias con eter y que no me causo mayores males.

No obstante si he visto muchas enganchadas a animales de granja que pueden pasar facilmente a las personas, por lo que era bastante común fumigar las zonas de paso y desparasitar a las reses.

Comportamiento de las garrapatas

Las garrapatas de forma general son oportunistas, se encuentran en zona de pastos y amplia vegetación. Suben a las partes altas y allí esperan a que pase el animal, saltando a este cuando se roza con la planta.

Aunque muchos científicos dicen que están cambiando su comportamiento al de depredador, persiguiendo a sus victimas, cosa que según a mi me contaban mis abuelos, decían que iban en busca de los animales y las personas ya desde antaño, y al fin y al cabo a mi se me agarró una en el saco de dormir dentro de una tienda allá por los 80.

Lo que si es cierto es que debido al cambio climático están modificando su tiempo de acción al hacer más calor y se encuentran colonizando zonas más frías.

Evitar las picaduras

A pesar de todo esto no es difícil evitar las garrapatas y sus picaduras, para ello hay que seguir unas indicaciones sencillas.

  • Utilizar ropa adecuada; de colores claros para verlas, pantalones largos por dentro de los calcetines, manga larga, gorra, camiseta por el interior del pantalón y botas cerradas.
  • Utilizar repelentes adecuados
  • Evitar el paso por zonas con hierbas altas. (ya he explicado la forma tradicional que tienen de engancharse)
  • Andar por el centro de los senderos y evitar la vegetación de los bordes
  • No sentarse o tumbarse en las lindes de los senderos
  • No tocar a los animales que encontremos, ya sean domésticos o salvajes
  • Revisar la ropa durante y después de la ruta
  • Lavar la ropa con agua caliente cuando lleguemos a casa
  • Revisarnos el cuerpo cuando lleguemos a casa, sobre todo; cabeza, detrás de las orejas, las axilas, las ingles, detrás de las rodillas, el ombligo.

Naturalmente también se debe de generar un programa de desbrozado y limpieza de los montes por parte de las administraciones, de ese modo también se evita la proliferación de incendios forestales, pero eso es otra historia…

Me ha picado ¿Qué hago?

No importa todas las precauciones que tomemos, siempre puede haber mala suerte y que nos pique un de estos bichos, de modo que hay que saber que hacer.

Hay varias formas de quitar una garrapata, pero la mejor es usar unas pinzas de punta fina para intentar sacarla sin que se quede la cabeza dentro y para que no introduzca en nuestro organismo o que tiene dentro.

Para ayudar en esta operacion se puede usar algo de aceite, alcohol o eter, mientras cogemos a la garrapata por la cabeza.

Si cuesta trabajo sacarla, se queda una parte dentro o tenemos fiebre, malestar o fatiga los días siguientes, lo mejor es requerir asistencia médica.

Si hemos logrado sacarla, nos lavamos bien las manos y la herida con agua y jabón, guardar la garrapata en una bolsa de plástico hermética o un bote y esperar una días por si fuera necesario un análisis posterior si nos sentimos mal.