Los siete Valles suspendidos

Esta ha sido una de esas aventuras que no salen como uno quiere. Llevaba mucho tiempo queriendo hacer la ruta de los siete valles colgantes del Algarve  de Portugal, pero el destino quiso que para mi fuera muy difícil terminarla.

La ruta es algo maravilloso como podréis ver en las fotos, las arenas anaranjadas del Alrgarve en contraste con los azules y esmeraldas del mar y los ocres de los acantilados hacen que la caminante descubra un trozo de paraíso tras cada recodo del sendero.

El recorrido consta de unos 14km lineales por la costa del Algarve realmente espectaculares, pero que no os lleve a engaño, el perfil es un rompe piernas y a pesar de lo que me pasó a mi, algunos de mis compañeros iban diciendo que precisamente fácil no es.

La ruta comienza en la Praia de Nossa Senhora da Rocha, junto a una preciosa ermita y desde la cual ya se pueden ver abajo tanto al este como al oeste las playas típicas de esta zona de Portugal de aguas tan limpias y de tonos tan espectaculares que enamoran al visitante.

Consejo nómada: Hay que tener en cuenta que para hacer la ruta hay que buscar un medio de transporte para volver a por los vehículos. Nosotros recogimos a una chica en el punto de llegada que ya tenía allí el coche para que luego trajera a los conductores y estos fuéramos a por el resto de compañeros. Así ahorraríamos el precio de los taxis.

En este inicio he de decir que yo acababa de pasar un resfriado, o al menos eso creía ya que al poco de empezar a andar se me taponaron los oídos y comencé a tener muchísima sed y a sudar con la cabeza embotada…



Comenzamos a andar por los acantilados, disfrutando de unas vistas espectaculares y de valles que se adentraban en tierra para desembocar en el mar esmeralda y azul en playas de arena muy fina, encontrando sitios de verdadero ensueño.

Pasábamos por acantilados y por simas circulares que había hecho el agua en los acantilados, afortunadamente todas ellas rodeadas por barandillas de madera que protegen al visitante.

Pero no solo eran estas simas y los acantilados, también eran espectaculares las formas que el agua hacia con las rocas como arcos, afloraciones que parecían barcos y pequeñas calas inaccesibles por tierra, donde la gente que acudía en barco hacía barbacoas en las finas arenas.

Afortunadamente a lo largo del recorrido al menos al principio hay varios lugares donde poder comprar bebidas frías, eso sí a precio de oro…

Yo en ese momento ya estaba bastante mal, antes de llegar a Benagil, uno de los lugares más emblemáticos de la ruta, comencé a vomitar y caí al suelo sin fuerzas. Estaba siendo victima de un golpe de calor reforzado por el resfriado que había cogido fuerza al debilitarme. Tal fue mi malestar que mis compañeros decían que me llevaban notando raro todo el día por que no hacía fotografías y no me acercaba a los acantilados. Pero embotado y con los oídos taponados no me atrevía a acercarme y sufrir un mareo. 



Nos acercamos entonces Benagil una de las zonas más atractivas de la ruta por que aquí se encuentran dos de las fotos más espectaculares que se pueden hacer.

  • Los arcos dobles de roca que el mar a esculpido en los acantilados
  • Una cueva con una playa dentro que mucha gente visita en barca, kayac e incluso nadando como era mi intención inicial.

Al llegar a la playa de Benagil se encuentran muchos puestos de alquiler de kayacs, barcas… y un chiringuito que tiene los precios bastante altos, por ejemplo 4,50€ el medio litro de cerveza, pero que puede ser un lugar fantástico para descansar.

Llegamos a la playa de Benegil y yo me quede en el chiringuito acompañado por dos de mis compañeros mientras el resto se aventuraba a la playa y algunos a meterse en las frías aguas del Atlántico para nadar hasta la cueva, uno de los objetivos de la ruta y que yo no pude cumplir, pero a veces es mejor quedarse en la retaguardia y recuperar fuerzas, como hice en el chiringuito.

Las fotos de la cueva pertenecen a Alfredo Delmo y Jorge Ramírez



Después de visitar las cuevas Benagil se continua el camino y se siguen pasando por parajes espectaculares cada vez menos poblados y salpicados de hoteles y urbanizaciones de alto standing, bajando y subiendo por cada valle, pasando por algunos miradores realmente espectaculares hasta llegar a Carvoeiro donde termina la ruta a mismo pie de playa en el paseo marítimo donde se encuentra la zona turística don por una coca cola te pueden llegar a cobrar hasta 3€…

Este último tramo lo hice algo mejor tras descansar y beber mucho, de hecho aquel día pude beber alrededor de 10 litros de agua que iba saliendo por todos los poros de mi cuerpo… finalmente la aventura culminó bien pero me quede con las ganas de ir a esa cueva y quien sabe si algún día no volveré….

Esta fue mi aventura por los siete valles suspensos, y aunque lo pase mal en algún momento debido al golpe de calor, supe administrar el resuello para disfrutar de unos paisajes que parecen salidos de una película de Piratas del Caribe, y le recomiendo a todo el mundo que tenga las piernas los suficientemente fuertes que la haga…



Join the discussion 2 Comments

  • Raquel Corral dice:

    Bonita crónica y muy detallada de la ruta que hicimos, no sé si como dices te bebisteis 10 l de líquido…pero cervezas sí que nos bebimos unas cuantas en el chiringuito 🙂

Leave a Reply

Responsable » Miguel Ángel López Torralba
Finalidad » Contactar conmigo y enviarte mi contenido.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatario » MailChimp, mi proveedor de email marketing, que está acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy.
Derechos » Acceder, rectificar, limitar o suprimir tus datos cuando quieras.