Camino de Santiago (Frances) Arzua – O Pedrouzo

20-08-2018

Salí por la mañana temprano del albergue, totalmente recuperado de mis heridas y comencé a andar aun de noche esperando que el dolor no volviera a aparecer.

No tarde en darme cuenta de que iba bastante bien y comencé a disfrutar del camino y de la gente con quien me iba encontrando, así como de algunos tramos en soledad, pensando y disfrutando tanto de aire puro como de los paisajes.

Vi antes de un amanecer precioso, como la bruma se extendía por un campo de cultivo, y cruce bosques en los que el sol entraba cruzando los troncos de los arboles de lado, como si fuera un sueño.

La verdad es que fue un día de charlar con gente, reflexionar y de descubrir algunos sitios mágicos.

Mientras iba andando conocí a una chica que iba lesionada, le ofrecí aceite de tigre, como a todo el mundo que encontraba y veía mal, y creamos grupo donde algunas personas más se nos fueron agregando, creando una compañía con gente de varios lugares de España.

Me gusta preguntar a todos los peregrinos el por que hacen el viaje y la verdad que hay muchas personas que lo hacen en solitario, por que es como se encuentran en verdad, ya sea por desamor por que se sienten saturadas en rutinas de su vida diaria en ciudades donde a pesar de estar rodeados de gente, no se tiene contacto con nadie.

Es cierto que en el camino es muy sencillo entablar conversaciones con otros peregrinos, solo hay que preguntar de donde son y ya lo tienes hecho, y por unos instantes compartes un trocito de camino charlando con ellos para luego adelantarte o retrasarte… y cuando lo piensas es cierto que es como la misma vida.

La cuestión es que seguí andando, pase por dos tumbas de peregrinos, aunque en el vídeo solo hable de una (curiosamente las dos del 93), y me di cuenta de que esto que algunos hacían como una fiesta, se ha cobrado la vida de innumerables personas a lo largo de toda la historia.

Llegué a O Pedrouzo y algunos de los que íbamos en el grupo decidieron seguir hasta Santiago, otros 20 km, yo preferí quedarme y conocer el pueblo, no tenía prisa.

Me duche, fui a comer y me senté con una familia de Alicante (algo que solo una semana antes no se me habría ocurrido), y luego fui a comprar algunos regalos.

Nota para nómadas: En O Pedrouzo frente al bar Che se encuentra una tienda de regalos super barata, con camisetas a 5 euros, no hay un lugar más barato que haya encontrado en todo el camino.

En el albergue estuve un rato hablando con la hospitalera y me dijo que había algunos «peregrinos» que hacían el recorrido en coche, se bajaban en los pueblos, sellaban y se iban… yo me pregunto el por que lo hacen así, a ver, respeto a los que van por deporte, fiesta, religión o cualquier forma, siempre que hagan el camino… pero hacerlo en coche… bueno cada cual se engaña como quiere.

También me di cuenta de que algunas personas, y ojo que digo personas no peregrinos, piensan que los albergues son hoteles, vale que estés en un albergue de pago, pero que cuestan 10 euros (12 euros en agosto), no tienes derecho a una habitación privada con baño y cosas así como muchos piden, o mas bien exigen… tampoco vamos a estar como en un hospital de campaña pero creo que la gente se pasa un poco pidiendo y en la forma de solicitar las cosas.

El peregrino no exige, el peregrino agradece

Bueno la cuestión es que quería sellar en la iglesia de O Pedrouzo, una de las más bonitas del camino según dicen, y llegue antes de la misa, bueno la verdad es que no soy muy religioso pero no había estado en todo el camino en una misa de peregrinos así que me quedé.

Aparte del apartado religioso, me gustó mucho que el sacerdote, contó como vivían los peregrinos antes, y que la pequeña aldea había crecido y vuelto a la vida gracias al camino.

Participé en el ritual e incluso al salir una chica colombiana que también iba haciendo el camino se me acercó contándome que iba pidiendo cosas en cada iglesia del camino, no quise decepcionarla diciéndole que no era creyente y que solo había entrado por curiosidad.

El día había sido largo… y yo quería descansar de modo que me fui al albergue, al día siguiente me esperaba la ultima etapa y otra aventura buscando flechas con un japones…

 

Leave a Reply

Responsable » Miguel Ángel López Torralba
Finalidad » Contactar conmigo y enviarte mi contenido.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatario » MailChimp, mi proveedor de email marketing, que está acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy.
Derechos » Acceder, rectificar, limitar o suprimir tus datos cuando quieras.