Camino de Santiago Vía de la plata | Villafranca de los Barros – Torremejía

Continuamos aquella mañana por el erial que es Extremadura en esta época del año. Kilómetros y kilómetros por una pista que recorre el mismo paisaje una y otra vez, como en un limbo del que es imposible salir.

Es una autentica pena lo que se ha hecho aquí, no hay ni un árbol, ni una sola sombra para cobijarse de la eterna línea recta que recorremos.

Pero paso a paso seguimos nuestro peregrinaje, entendiendo por que muchos deciden empezar en Merida.

El agotamiento empieza a hacerse patente, pero no físico, también mental ya que es como si no se avanzase, una pesadilla de casi 30km en la que solo hay dos puntos donde poder pararse a descansar de forma relativamente cómoda aunque si el cielo está despejado dejan de serlo.


 

La primera son unas depuradoras desde las cuales se ve Almendralejo al fondo del horizonte. En la margen exterior hay una pequeña central eléctrica que tiene un hormigonado con un bordillo que sirve escalón donde poder sentarse y descansar algo viendo como el camino por el que has llegado se pierde en el horizonte.

El segundo es un pozo justo cuando al final en el horizonte se comienzan a ver algunas montañas y sientes una alegría enorme en el corazón, aun a sabiendas que vas a morir mientras subes. Este pozo no tiene sombra pero es un buen sitio donde descansar, olvídate de coger agua, no se puede. De hecho lleva el agua que vayas a necesitar desde Villafranca de los Barros, pues no hay ningún sitio, donde poder rellenar.

El agotamiento mental de esta zona se hace patente en el animo de los que la recorremos, pues aunque físicamente puedes llegar menos cansado en el rostro de todos se veía el agotamiento psicologico de esta etapa que unida a las dos anteriores son una prueba de resistencia mental más que corporal.

«No hay nada por lo que pueda echar la vista atrás estos días y diga que ha sido interesante» Comentaba Isaac al terminar.

«Te he visto reventado fisicamente alguna vez, pero nunca con la cara que tienes hoy. Esto te ha destrozado mentalmente» Me decía Juli

No obstante es parte del camino y como tal nos ha servido para descubrir que la fecha no es lo importante, que no todo se basa en tener resistencia física y en que cuando crees que no puedes más siempre puedes dar un paso más.

De hecho aquel día la mejor foto que pude hacer fue la de las margaritas.

Aquella parte del camino terminaba, esperábamos haber vuelto en Semana Santa, pero el COVID19 nos lo ha impedido, aunque eso no quita que este deseando volver a ponerme en marcha…

Mapa de ruta Camino de Santiago, Vía de la plata

Leave a Reply

Responsable » Miguel Ángel López Torralba
Finalidad » Contactar conmigo y enviarte mi contenido.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatario » MailChimp, mi proveedor de email marketing, que está acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy.
Derechos » Acceder, rectificar, limitar o suprimir tus datos cuando quieras.