Camino de Santiago Vía de la plata | Castilblanco de los arroyos – Almadén de la Plata

By 13 noviembre, 2019Camino de Santiago

Comenzamos la tercera etapa de esta maravillosa aventura, dormimos en el albergue de Castilblanco de los arroyos, donde el trato fue genial, pero las camas dejan un poco que desear. No obstante es un albergue de donativo y como se dice «El peregrino agradece, no exige».

Comienza esta aventura con un tremenda caminata por una carretera con un escaso arcén, de hecho encontramos muchos peregrinos que deciden tomar un taxi hasta la entrada en la pista que recorre el parque de los berrocales.

Esta caminata es bastante dura, subiendo casi continuamente durante 16km por el asfalto, los pies se resienten bastante y el cansancio se acumula. La temida carretera muerde a cada paso y mucho más si hace un día soleado, pero permite ver paisajes realmente preciosos.

Tras estos 16km se entra en el parque, donde los paisajes comienzan a cambiar, desde riachuelos que cuando nosotros lo hicimos estaban secos, a pinares, pasando por dehesas y bosques, todo ello en pista de tierra, donde no es difícil encontrarse con algún grupo de ciervos cruzando el sendero, lo que hace que la etapa sea bastante interesante.


Vídeo Camino de Santiago Vía de la plata | Castilblanco de los arroyos – Almadén de la PLata

En esta parte de la etapa hay varios puntos de interés…

  • Una torre de vigilancia forestal donde nosotros paramos a desayunar
  • Una casa de los agentes forestal donde hay una fuente donde rellenar el agua y un techado donde descansar
  • Un caserón abandonado donde también se puede parar a descansar
  • La temible cuesta del calvario a la cual hay que llegar tras cruzar una cancela

La Cuesta del Calvario es uno de los puntos más negros del peregrinaje, en ella han muerto peregrinos y se conmemora con placas con sus nombres, por lo que hay que tener muy claro cuando se sube (evitando los días de calor y si es un día caluroso esperar a que caiga un poco la tarde), y sobre todo tener agua y fuerzas.

En este lugar es inevitable pararse y mirar la placa con el nombre del compañero fallecido, con flores y para mi fue muy emotivo ver como otro peregrino presentaba sus respetos ante el pequeño milinario.

De este modo se llega arriba de la cuesta y se pueden disfrutar unas vistas impresionantes antes de afrontar la última bajada con el pueblo a los pies, y donde también se encuentra una lapida de otro peregrino que falleció.

De hecho esta tanto el miedo que tienen en el pueblo a que sigan sucediendo cosas que los hospitaleros del albergue nos llamaron para ver si estábamos bien o si tenían que salir en nuestra búsqueda y ayuda, pero nosotros ya estábamos en un bar descansando y tomando algo.

Una cosa que me sorprendió de Almadén de la Plata es que parece que estas mucho más cerca de Galicia, hay varios restaurantes con menús del peregrino, yo os recomiendo el de Casa Clara, en la misma plaza principal del pueblo, donde por 8,50€ tuvimos dos platos uno de ellos combinado, bebida y postre, estos menús son algo que he ido viendo que por ese precio se han perdido cerca de Santiago.

También los albergues y hostales, algunos de ellos como la Casa del Reloj, también en la plaza del pueblo donde solamente acogen peregrinos con la cartilla y donde te reciben con una cerveza bien fría en unas instalaciones limpias y acordes a lo que un peregrino necesita por tan solo 10 euros.

Sin duda fue una aventura de día, y voy viendo como mis compañeros poco a poco van sintiendo el espíritu del camino, y eso que aun no hemos salido prácticamente de casa. Estoy deseando que sigamos recorriendo etapas, viendo ciudades, paisajes y pueblos, en un camino que recorre todo nuestro país de sur a norte.

Mapa de ruta Camino de Santiago, Vía de la plata

Leave a Reply

Responsable » Miguel Ángel López Torralba
Finalidad » Contactar conmigo y enviarte mi contenido.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatario » MailChimp, mi proveedor de email marketing, que está acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy.
Derechos » Acceder, rectificar, limitar o suprimir tus datos cuando quieras.