Claves para no equivocarte eligiendo alojamiento rural

Para escribir esta entrada me inspiré en una experiencia reciente. Hace unos días me fui de escapada rural, el lugar elegido fue la sierra norte de Sevilla. A la hora de buscar alojamiento me encontré uno que no estaba del todo mal, encajaba con mi presupuesto. Hice lo que todo el mundo y miré las opiniones  y había de todo, unas buenas y otra que lo definían como la antesala del infierno. Al final decidí arriesgarme.

Fui con muchas reservas y al entrar allí nos encontramos con un sitio un poco más rustico de lo habitual, camino sin asfaltar iluminación baja, vegetación salvaje y animales sueltos. Vamos, nada que no hubiera visto nadie que haya pasado parte de su infancia en el campo o en el pueblo.

La casa era básica pero estaba limpia y la cama era cómoda. En fin que por 50€ estuvimos muy bien. Aquella experiencia me dio que pensar, como era posible que hubiera quien definiera aquello como un agujero infesto.

Quiero pensar que la gente investiga un poco donde va a dormir cuando hace una reserva.

Analizando las opiniones negativas observé que siempre pertenecían a dos grupos; familias con niños y gente que había visitado el alojamiento durante los meses de invierno.

Los sufridos padres hablaban sobretodo del tema de la seguridad, que si había un terraplén peligroso, que si los perros estaban sueltos. También veían como algo negativo el que no tuvieran tele, aunque en ningún momento lo especificaba en ningún sitio de la web.

Los visitantes invernales, hablaban de frio en las habitaciones, supongo que por el mal aislamiento de la vivienda y problemas con las chimeneas, que no tiraban bien el humo.

Nada de esto nos afectaba a nosotros, ya que eramos una pareja y viajamos en mayo, por lo que fue un alojamiento de 10 para nosotros.

Esto me llevó a escribir lo que yo considero “Trucos para no equivocarte en cuando decides irte de fin de semana rústico”.

Cuando ya tenemos un alojamiento cuyos servicios se adaptan a nuestro presupuesto es hora mirar opiniones, hay que tener en cuenta:

1) El tipo de viajero, esto es muy sencillo, de hecho los grandes buscadores Booking o Trivago ya lo hacen, discriminar por el tipo de cliente, las necesidades de una familia con prole no son las mismas que para una pareja de montañeros. Se pone en filtro y te olvidas de historias que no tienen que ver con tu rollo.

2) Fijarse en la época del año, esto también se puede hacer en las grandes web, si alguna opinión pone que la piscina el agua está turbia y que da asco meterse pues no te afectará para nada si vais en Noviembre. Tampoco te afectará que tengas que aprender a encender la chimenea o te cobren la leña si vas en Julio.

3) La duración de tu estancia, esto es algo FUNDAMENTAL, hay sitios donde pasar una noche es una aventura para contar a los amiguetes pero pasar más de tres días puede convertirse en tu hotel Overlook particular. Si no quieres terminar como en el Resplandor ya sabes, mide tus límites y no te ralles.

Conoce tus límites, viajar es como la vida, a más sincero seas contigo mismo mejor te irá. Si no soportas los bichos, si eres incapaz de vivir sin wifi o sin tele, mejor vete a un sitio donde tengan todas esas comodidades aunque sea menos tiempo del previsto, ten en cuenta que las vacaciones son un sitio para PASARSELO BIEN, DESCONECTAR Y RELAJARSE, que no estamos en Supervivientes.  Así que mejor pasar unas buenas vacaciones en un lugar más civilizado a terminar en uno más alternativo deseando volver a casa.

Leave a Reply

Responsable » Miguel Ángel López Torralba
Finalidad » Contactar conmigo y enviarte mi contenido.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatario » MailChimp, mi proveedor de email marketing, que está acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy.
Derechos » Acceder, rectificar, limitar o suprimir tus datos cuando quieras.