Hoy vamos a ver unos conceptos básicos para empezar en el senderismo, algo que todo el mundo que sale a los caminos y sobre todo si son en la montaña deberían de saber.

De este modo se tendrá más seguridad y evitará que tengamos problemas.

Conoce las señales básicas Antes de empezar

Aunque haré una entrada sobre esto ya tienes en youtube un vídeo sobre todos los tipos de señales que podemos encontrarnos en la montaña.

Los más comunes en España son los que se componen por dos líneas de colores rojas, amarillas o verdes en combiacion con blancas para los senderos de gran recorrido, pequeño recorrido y locales

¿Quieres ampliar la información de este post? Mira este vídeo donde te cuento mucho más


Listado de conceptos básicos para empezar en el senderismo

Tener una motivación clara

Si de verdad quieres practicar este deporte, necesitas una motivación clara. Muchas personas lo dejan después de la primera o segunda salida.

Hay que tener en cuenta que hay muchas razones para no salir al campo; el tiempo, las horas de a actividad, el cansancio… pero ahí se encuentra parte del encanto, en encontrar la que sí.

Para ello puedes escoger ente muchas:

  • Conocer gente
  • Hacer ejercicio
  • Contacto con la naturaleza
  • Desconectar del trabajo
  • Respirar aire puro

Lo que tiene es que ser algo que te motive de verdad.

Tener la aprobación de un médico

Aunque mucha gente te diga que el senderismo es para todo el mundo, hay que tener cuidado con esto, pues hay muchos tipos de rutas que pueden tener bastante dificultad y resultar perjudiciales para ciertas personas.

Por esa razón, si tienes alguna enfermedad, o cierta edad, ya seas muy joven o muy mayor, lo mejor es ir al médico de familia y que te diga si tienes alguna restricción o algún consejo de salud.

Por ejemplo una persona descalcificación lo mismo no debería de hacer una ruta de montaña con dificultades en el terreno, o una persona en fase de desarrollo no debería de cargar por rutas con demasiado peso.

Sentido común (El menos común de los sentidos)

Nunca vayas a más del 80% de tus capacidades. Recuerda siempre que tu salud está por encima de todo y si no puedes hacer una ruta, llegar a una cima… lo mejor es pararse y darse la vuelta.

Es preferible volverse a que te tengan que rescatar o algo mucho peor.

Ir en buena compañia

Busca personas que tengan la misma forma que tu de disfrutar de la montaña.

Si te gusta el trail, busca personas a las que le guste el trail. Si te gusta subir muchos picos, busca personas que vayan a ese ritmo.

Ve con gente que te haga sentir bien, con quien estés a gusto, que compartáis ideas, conversaciones, gustos… de ese modo disfrutarás mucho más y se evitarán conflictos personales.

Yo soy fan del Slowmountain, disfruto de la montaña, los paisajes, me paro a hacer fotos, busco fauna… y por ello intento hacer que mis rutas sean de este tipo, aunque podamos andar 25-30km en un día en las mas largas.

El concepto de Slowmountain lo leí por primera vez en el libro del mismo nombre junto con el de Monterapia, de Juanjo Garbizu y que da muchas claves para poder disfrutar de la montaña de forma relajada.

En la imagen tienes el enlace a comprar el libro en Amazon por si te interesa.

Infórmate de la ruta que vas a hacer

Busca información sobre la ruta, comentarios, guías de papel (en muchos sitios las dan gratis o por poco precio)

Mira mapas para ubicar fuentes de agua, refugios, casas…

Determina el perfil que vas a recorrer para saber que equipo llevar…

Puedes mirar los tracks en internet, pero ten cuidado las descripciones de muchas personas pues no son del todo fiables, aunque hay gente que si hace rutas y tracks muy interesantes.

Hazte con un mapa

Los mapas de papel no son muy caros y nunca se quedan sin batería.

Si no tienes acceso a ellos y tienes que usar el mapa, lleva baterías externas, y si pueden ser de carga solar, mucho mejor, de esa manera tendremos mucha más autonomia.

El equipo

Aunque hablare de esto con mayor profundidad, aquí diremos que hay que llevar un equipo correcto.

  • Agua
  • Comida
  • Ropa (las famosas 3 capas)
  • Pantalones tecnicos
  • Botas de trekking, de cañas alta, baja o media (mis preferidas)
  • Gorra
  • Chubasquero (si estamos en posibilidades de lluvia)

Esto es lo mínimo para una ruta normal, aunque ya veremos que el equipo es mucho más que eso.

Escoge la mejor época del año para tu ruta

Hay rutas que no se deben de hacer fuera de su temporada si no se está muy preparado.

De este modo no se deben de hacer rutas de alta montaña como los pirineos o sierra nevada en inviernos o rutas como La Tiñosa en agosto.

Consejo nómada: No es malo hacer la misma ruta, si se conoce, en diferentes épocas del año por que aparte de servir para entrenar y coger forma física, disfrutaremos de diferentes paisajes, colores, fauna… y nunca será igual.

Objetivos de la ruta

Los objetivos de cada ruta son importantes para mantener el interés en la misma.

Yo suelo poner un objetivo principal (un pico, una cascada…) y varios secundarios (ermitas, puentes, miradores…)

De esta forma hay continuidad de ir logrando objetivos y de que las personas estén siempre atentas.

Los tipos de objetivos pueden ser:

  • Paisajísticos: miradores, cascadas, árboles…
  • Culturales: castillos, ermitas, iglesias…
  • Gastronómicos: para comer en algún pueblo algo especial, o una fiesta gastronómica
  • Deportivos: haciendo esfuerzos, llegando a zonas complicadas…

Otros aspectos a considerar

Hay que empezar desde abajo, con rutas sencillas, de pocos kilómetros, e ir entrenando una o dos veces en semana para ir aumentando la dificultad de las rutas.

Si se va a hacer alguna ruta complicada es util sacarse un seguro federativo, que puede obtenerse por medio de clubs o por medio del siguiente enlace: https://www.segurodeaventura.com/

No hay que menospreciar las rutas relativamente más sencillas con picos de solo unos cientos de metros frente a las de subir montañas de miles, de hecho es muy posible que en muchas de estas rutas «sencillas» se encuentren objetivos y vistas mucho más atractivas. Cómo es el caso de Almería o Galicia.

Hay que considerar la velocidad, que suele ser de 4km/h en llano con mochila, pero si hay subidas la velocidad se baja a 2 o 3, en ocasiones a 1km/h.

Hay que parar a descansar alrededor de cada hora y disfrutar de la montaña para que nuestro cuerpo se relaje.

Otro consejo para evitar sustos es poner el doble de tiempo de ruta con respecto a los tracks que encontremos en wikiloc por ejemplo.

Pero sobre todo lo que hay que hacer es ¡DISFRUTAR!

Espero que estos conceptos básicos para empezar en el senderismo os sirvan de ayuda y podáis disfrutar de este deporte durante muchos años.