Camino de Santiago Vía de la plata | Fuente de Cantos – Zafra

Por fin pudimos reunir todos unos días para seguir el camino después de los más de dos meses de parón, la verdad que hemos tenido que asimilar que no vamos a llegar, y ahora que escribo estás líneas confinado en mi casa debido al COVID-19 como millones de vosotros, ya si que lo tengo claro, la fecha será el 2022 con suerte, pues como sabéis no queremos llegar a Santiago en año Xacobeo, pero eso no nos va a detener para seguir avanzando.

De hecho ese cambio de paradigma nos ha hecho plantearnos disfrutar en ocasiones de uno o dos días en diversos lugares especiales como pueden llegar a ser Mérida, Cáceres…

Pero eso ira llegando según su momento, ahora quiero contaros la crónica de esta etapa.

Cogimos un autobús a las siete de la mañana en Sevilla, algunos de nosotros nos queríamos volver a hacer noche en Fuente de Cantos debido a malas experiencias y que alguno llegó a pensar que el pueblo tenía gafe, a pesar de que es precioso.

De este modo a las nueve llegamos a la estación de autobuses donde Juli se dio un golpe al bajar del autobús lo cual según el ratificaba que aquel pueblo lo odiaba… cosas que pasan… de hecho no me dejó grabar nada hasta que no estuvimos fuera del pueblo.

La etapa hasta Zafra la verdad es que es un poco sosa, pero un así todavia tiene algunos elementos dignos de recordar como el puente colgante, una especie de techado donde resguardarse y poco más ya que comienza a ir llaneando rodeado en su mayor parte por olivos y viñedos, sin cruzar pueblos o aldeas, tan solo uno al principio llamado Calzadilla de los Barros, donde podéis comprar un pan y unos dulces excelentes junto a la iglesia del pueblo y antes de Zafra la Puebla de Sancho Pérez, donde justo al lado de la iglesia podréis disfrutar de un restaurante llamado La Abadía donde podréis descansar y comer como un peregrino a precios geniales. Yo os lo recomiendo aunque no esté en las guías normalmente.

Saliendo de Calzadilla de los Barros y hasta la Puebla de Sancho Pérez, poco más hay reseñable, tan solo el ríachuelo que hay que pasar por un puente de madera…

Pero el destino de etapa, Zafra, eso ya es harina de otro costal. Es un pueblo/ciudad precioso.

Zafra está llena de rincones preciosos, está llena de vida y la gente te acoge con los brazos abiertos.

Yo no pude quedarme en el albergue, que por cierto era espectacular, siendo un antiguo convento transformado, que no solo acoge peregrinos, también a personas que van a trabajar a la zona. De modo que tras una ducha y cambiarme de ropa me fui a explorar un poco y de ese modo disfrutar también de mi momento de soledad.

De hecho en mi paseo mis pasos me dirigieron por muchos sitios increíbles de la ciudad hasta llegar al antiguo Hospital de Santiago, hoy en día un internado femenino, pero las dos conserjes que había en la puerta arreglando un arriate y una pared me invitaron a pasar al claustro para hacer algunas fotos, y no pude ir más adentro por que estaban celebrando un acto religioso y no quise molestar. Pero es genial como se siente uno de atendido cuando la gente ve que eres un peregrino en El Camino.

Luego recogí a Juli y Carmina para comprar la cena y tomar algo en la conocida como Plaza Chica que recuerda a esas novelas salidas del siglo de oro y la verdad que cuando te ponen una cerveza Águila clásica es algo realmente genial.

Zafra

 

Mapa de ruta Camino de Santiago, Vía de la plata

Leave a Reply

Responsable » Miguel Ángel López Torralba
Finalidad » Contactar conmigo y enviarte mi contenido.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatario » MailChimp, mi proveedor de email marketing, que está acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy.
Derechos » Acceder, rectificar, limitar o suprimir tus datos cuando quieras.